jueves, marzo 02, 2006

Senzatez

El pasado mes de Julio escribí un post sobre la noticia de que se había encontrado el manuscrito auténtico de la “Grosse Fugue” de L.V. Beethoven. Posteriormente, en Diciembre volví a escribir acerca de este documento, porque el famoso manuscrito se ponía a subasta.
Hace escasamente unos dias, un hombre muy rico, Bruce Kovner, el comprador anónimo que en Diciembre adquirió el manuscrito en la Sotheby’s (la casa más importante de subastas del mundo) ha hecho la donación de esta “joya” musical que tantas informaciones generó en su momento.
De hecho, Bruce Kovner ha hecho una donación de una importante documentación de artículos y partituras de diferentes compositores que hasta ahora eran inaccesibles, y que a partir de ahora formarán parte de un fondo público, lo que supone una excelente noticia.

2 comentarios:

Con tempo dijo...

Un fondo público... menos mal. Así, entre otras cosas, se corregirán esas "pequeñas" aportaciones que a lo largo de años y siglos han ido añadiendo diferentes editores y directores a las obras originales.
Ojalá encontraran los manuscritos de muchos conciertos para violín, piano, etc. donde las versiones que hoy conocemos están llenas de variaciones y cadencias añadidas por celebridades virtuosísticas del pasado. :-)

Carme dijo...

Efectivamente , con tempo, y también se enriquecerá el estudio y la investigación con manuscritos originales. Pienso que son formas de encontrar certezas musicales.
un saludo
carme